¿Es realmente necesario hacer uso de una herramienta de control parental móvil?

No han sido pocas las veces que hemos oído la expresión ‘cuando las aplicaciones de control parental no existían no era necesario supervisar la actividad de los niños, eran suficientemente responsables como para cuidar de ellos mismos’ y es por ello que hoy daremos nuestra opinión al respecto.

Si bien es cierto que años atrás los más jóvenes pudiesen mostrar una actitud más madura y autónoma en relación a su edad, debemos tener en cuenta que el número de riesgos a los cuales se encontraban expuestos también era considerablemente menor. En una sociedad informatizada en la cual la penetración de los Smartphones se aproxima a un 81%, gran parte de los jóvenes mayores de 10 años ya disponen de su propio teléfono inteligente, con todo lo que ello comporta:

  • Internet sin límites: la aparición de los teléfonos inteligentes da pie a un acceso descontrolado por parte de los más jóvenes todo tipo de contenido, pudiendo éste herir su sensibilidad.
  • Acceso libre a juegos y aplicaciones: la movilidad de estos dispositivos permite que los más pequeños puedan jugar o acceder a sus aplicaciones desde cualquier lugar y a cualquier hora.
  • Compartición de contenido sin ningún tipo de filtro: todo aquello que solía quedar en una ‘anécdota’ ahora puede ser plasmado y compartido con miles de usuarios en cuestión de segundos y, una vez ese archivo se encuentra en internet, perdemos completamente el control sobre él.
  • Cyberbullying: por si no fuese suficiente con el bullying tradicional que tanto daño ha hecho a miles de jóvenes alrededor del mundo, con la aparición de estos dispositivos también nace un nuevo tipo de acoso que no conoce fronteras temporales ni geográficas, el ‘cyberbullying’.

A pesar de que el uso de aplicaciones de control parental jamás podrá comportar un total desentendimiento sobre la vida online del menor supervisado, las aplicaciones de control parental móvil se han convertido en una herramienta de gran ayuda para muchos padres. Éstas les permiten entender el porqué de las acciones de sus hijos con el objetivo de asesorarlos en caso de encontrarse ante alguna de las situaciones previamente mencionadas, y paliar sus posibles efectos.

¿Resulta imprescindible entonces utilizar estos servicios?

Esto es algo que queda a juicio de cada tutor, pero a pesar de ello desde Locategy animamos a todas aquellas personas que pongan en duda su utilidad a probarlos ya que seguro, no les defraudarán.

boy-1946347_1280.jpg

Paternidad y tecnología: Cómo hacer tu vida más fácil mediante el uso familiar de dispositivos móviles. (ESP)

El número de usuarios de dispositivos móviles se ha disparado durante los últimos años arrojando abrumadoras cifras respecto a su uso medio tanto a nivel europeo como mundial. Los Smartphone se han impuestos como el ‘gadget’ de moda entre los colectivos más jóvenes y al parecer, esto no ha hecho más que empezar.  Como era de esperar, este suceso ha alertado a miles de padres y madres de alrededor del mundo.

Afortunadamente, existen miles de casos de uso en los cuales disponer de Smartphones nos puede beneficiar a nivel familiar, estos son algunos de ellos:

  • Material Educativo – existe gran cantidad de recursos educativos y escolares accesibles desde un dispositivo móvil, que permitirán que los más pequeños aprendan divirtiéndose, gran parte de este material es gratuito.

imagen-1

  • Colaboración familiar – estos dispositivos permiten que todos los miembros de la familia puedan interactuar entre ellos, ya sea jugando o bien compartiendo contenido de mutuo interés.

imagen-2

  • Seguridad – disponer de un Smartphone nos permite contactar de forma prácticamente instantánea con cualquier persona, esto resulta especialmente útil en caso de que suceda alguna emergencia.

Redes sociales y adolescentes: Cómo fomentar un uso coherente y responsable. (ESP)

Tutelar a alguien que está introduciéndose en el mundo de las redes sociales no resulta tarea fácil, especialmente si se trata de un joven o adolescente.

Por nuestra parte trataremos de advertirle sobre los miles de peligros a los que se tendrá que enfrentar en el amplio y profundo océano de internet, pero la probabilidad de que nos perciba como alguien cuyo mero objetivo es limitar su libertad es realmente alta. No debemos olvidar que el ser humano es curioso por naturaleza, y esto es resulta especialmente apreciable durante la adolescencia.

Uno de los métodos más recurrentes consiste en supervisar de forma directa su actividad online, preguntando constantemente con quién hablan, tratando de observar si realmente están haciendo ‘tareas escolares’ o preguntando si ‘ya han acabado de hablar por teléfono’. Esta tradicional técnica, lejos de lograr su objetivo, fomenta la desconfianza y la percepción de una supervisión intrusiva, es decir, ejerce justo el efecto contrario de lo que inicialmente podríamos esperar.

Para suplir las carencias existentes en este tipo de prácticas, existen aplicaciones cuyas funcionalidades permiten obtener ‘feedback’ o retroalimentación de forma indirecta sobre la actividad móvil de los más jóvenes, permitiendo que sus supervisores puedan tutelar el uso realizado de aplicaciones, tales como Facebook, Twitter, Instagram o WhatsApp.  De esta forma, podemos comprobar si el uso que realiza es apropiado y aconsejarle en caso de que percibamos algún riesgo.

¿En qué me pueden ayudar estas aplicaciones?

  • Supervisión indirecta, sin intrusiones ni malentendidos
  • Uso intuitivo, sencillo y al alcance de todo tipo de usuarios
  • Gestión de múltiples dispositivos de forma simultánea, todo en uno.
  • Total transparencia y seguridad por parte de supervisores y supervisados